El alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados pidió que se aumente el número de fuerzas internacionales para la ciudad haitiana de Gonaives, devastada por las inundaciones, a fin de asegurar la entrega de suministros alimenticios de emergencia.

150 pacificadores fueron llevados de urgencia el domingo a Gonaives para ayudar en la distribución de alimentos a unas 40 mil personas y frenar el saqueo de los convoyes de la ONU.

Sin embargo, la oficina de la ONU para la coordinación de asuntos humanitarios dijo que se necesitan más soldados para aumentar el número de lugares de distribución de alimentos, porque al momento solo existen dos.

La ONU quiere crear cuatro centros adicionales en Gonaives y cuatro más en las afueras de la ciudad.

No obstante, socorristas informaron que están haciendo progresos en Haití, 10 días después de las devastadoras inundaciones causadas por la tormenta tropical Jeanne, que dejaron unas dos mil personas muertas y cerca de 200 mil sin hogar.