El grupo defensor de derechos humanos Human Rights Watch afirmó que las elecciones presidenciales en Afganistán están en peligro a causa de la interferencia de caudillos rebeldes locales.

La organización con sede en Nueva York, dio a conocer que las facciones insurgentes amenazan a los votantes, a los candidatos y a los trabajadores electorales, con el propósito de influenciar el resultado de las elecciones presidenciales del nueve de octubre.

En un informe publicado este martes, Human Rights Watch dice que la comunidad internacional y el gobierno afgano han fracasado en garantizar la seguridad de las elecciones.

El grupo asegura además que muchos votantes se han registrado más de una vez y que es poco probable que el conteo oficial de 10 millones de votantes registrado sea correcto.

Además acusa a la comunidad internacional de confundir el alto número de electores registrados con una verdadera libertad política.