La confianza de los consumidores estadounidenses en Estados Unidos declinó inesperadamente en septiembre, en momentos que inquieta a un número mayor de personas la situación del sector laboral.

El informe entregado hoy por el centro de estudios independiente Conference Board indica que el índice de confianza del consumidor cayó en casi dos puntos, a 96,8.

El centro de estudios encuestó a cinco mil hogares estadounidenses y concluyó que más del 28% de los consumidores piensa que es difícil encontrar trabajo. El dato indica un aumento cercano al dos por ciento respecto a la encuesta del mes previo.

Los expertos observan muy de cerca la confianza de los consumidores debido a que su influencia en el gasto de consumo es un aspecto importante de la actividad económica estadounidense.