Fuerzas de seguridad pakistaníes arrestaron a por lo menos 11 presuntos militantes en una serie de incursiones efectuadas tras la muerte de un importante líder de al-Qaeda y el arresto de dos de sus asesores.

Las autoridades se negaron a indicar cuántos sospechosos han sido detenidos, pero señalaron que los detenidos estaban conectados con el militante muerto, Amjad Hussain Farooqi.

Pakistán indicó que los interrogadores recibieron información de los dos hombres arrestados durante el allanamiento del domingo.

Amjad Farooqi es sospechoso de haber planeado dos intentos de asesinato contra el presidente de Pakistán Pervez Musharraf, pero logró eludir su captura en todo el país durante meses.

También fue condenado en ausencia, por el secuestro y decapitación en 2002 del periodista estadounidense Daniel Pearl.