El dirigente guerrillero comunista filipino, Arturo Tabara, fue asesinado aparentemente por sus camaradas, de los que se desvinculó desde hace más de una década.

La policía comunicó que Tabara, ex miembro del Comité Central del Partido Comunista de Filipinas, y un amigo fueron muertos anoche frente a un centro comercial de tiendas por departamento en el norte de Manila.

Tabará renunció de la principal corriente del Partido en 1992 y formó un grupo insurgente rival, el Ejército Proletario Revolucionario, que después firmó un acuerdo de paz con el gobierno de 1999.

El vocero del Comité Central del Partido Comunista declaró en una entrevista para la televisión que es posible que miembros del Nuevo Ejército del Pueblo, brazo armado del Comité Central, haya estado tratando de capturar al ex funcionario comunista para enjuiciarlo en un tribunal rebelde.