El Dalai Lama, jefe espiritual y político del Tibet en el exilio, afirmó ayer a su llegada a Costa Rica que la ocupación de Irak es una situación muy complicada por lo que es difícil predecir qué sucederá en ese país árabe.

“Una vez que se desata la violencia, entonces los resultados son impredecibles, muy fácilmente se pueden volver fuera de control y, en el caso que estamos viendo en Irak, no sabemos bien qué es lo que pueda suceder", declaró el Dalai Lama, Tenzin Gyatso, de 69 años de edad, durante la rueda de prensa.

El líder tibetano recordó que en el caso de la segunda guerra mundial o también la guerra de Corea después la historia demostró que en realidad tuvieron un resultado en cierta manera positivo.

La guerra de Vietnam, por ejemplo, no tuvo ningún resultado positivo. En Afganistán se podría pensar que, hasta cierto punto, que quizás tiene algo de beneficioso.

El guía espiritual también reconoció que "la invasión a Irak originalmente o teóricamente fue para liberar pero también existe otro punto de vista el cual no precisó.