El gobierno de Teherán dio a conocer que un diplomático iraní secuestrado a principios de este mes en Irak fue puesto en libertad y está sano y salvo en la embajada de Irán en Bagdad.

Freydoun Jahani, el recientemente nombrado cónsul iraní en la ciudad iraquí de Karbala, desapareció el cuatro de agosto en la afueras de la ciudad de Bagdad.

Un grupo autodenominado Ejército Islámico en Irak se atribuyó la responsabilidad del secuestro.

La televisión estatal iraní citó a Jahani diciendo que fue puesto en libertad cuando sus captores se dieron cuenta de que Irán no tenía intenciones de inmiscuirse en asuntos internos iraquíes.