El presidente Bush declaró estado de desastre mayor en el estado de Florida, arrasado por fuertes huracanes durante las últimas seis semanas.

La declaración del presidente hace a Florida elegible para recibir fondos federales de emergencia y asistencia para residentes y comercios.

Bush adoptó la decisión el domingo luego de que el huracán Jeanne azotara la costa atlántica de Florida, afectando a las mismas áreas alcanzadas por el huracán Frances hace tres semanas.

Jeanne causó la muerte de por lo menos seis personas en Florida y aumentó los perjuicios materiales a los extensos daños sufridos por las propiedades del área.

Pero los peores efectos se sintieron en Haití, donde más de mil quinientas personas murieron la semana pasada a causa de inundaciones y derrumbes.

Jeanne se debilitó convirtiéndose en tormenta tropical, pero el pronóstico es que llevará fuertes lluvias y posibles tornados a partes del sudeste de los Estados Unidos.