Un juez mexicano sentenció al hombre que las autoridades estadounidenses llaman el “Rey de la Anfetamina” a más de cinco décadas en prisión.

José de Jesús Amezcua fue sentenciado a 53 años de cárcel por contrabandear drogas ilegales a Estados Unidos. Su hermano Adán recibió una condena de 22 años por lavado de dinero.

Funcionarios dijeron que los dos hermanos dirigieron una red de narcotráfico que importaba ingredientes químicos de Europa, India y Pakistán, y fabricaban el estimulante anfetamina para exportarlo a Estados Unidos.

Una corte en el estado de California acusó a José de Jesús Amezcua y a Luis, otro de sus hermanos, de tráfico de estupefacientes en 1998.

Autoridades mexicanas han rechazado hasta el momento las solicitudes de extradición de los hermanos.