El Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) y el gobierno de Brasil siguen sin alcanzar un acuerdo definitivo sobre la inspección a las instalaciones de enriquecimiento de uranio, según advirtieron en Viena fuentes diplomáticas.

El Ministerio de Ciencia y Tecnología de Brasil había informado ayer miércoles que finalmente se había logrado un acuerdo con el organismo, lo que pondría fin a meses de divergencias sobre las inspecciones en instalaciones nucleares brasileñas.

Pero, según las fuentes diplomáticas vinculadas a la OIEA y ún no existe un acuerdo definitivo con Brasil, especialmente porque el organismo reclama un acceso visual directo a las centrífugas, lo que va en contraposición con lo expresado por el propio ministro brasileño de Ciencia y Tecnología, Eduardo Campos, quien en declaraciones a la red de televisión “O Globo” advirtió que “no habrá acceso visual al formato de las centrifugadoras, porque es una tecnología nacional que le costo mucho a Brasil y es de nuestro interés preservarla”.

Campos señaló que sólo se permitirá la observación de una parte de las centrífugas.