El cantante previamente conocido como Cat Stevens ha expresado sorpresa ante su deportación de Estados Unidos tras habérsele negado la entrada al país, el miércoles.

A su regresó a Gran Bretaña, este jueves, el converso musulmán ahora llamado Yusuf Islam dijo a la prensa, en el aeropuerto Heathrow de Londres, que se siente victimizado, y afirmó que la situación es ridícula.

La deportación de Islam provocó duras críticas por parte de varios grupos musulmanes y del Secretario de Relaciones Exteriores británico, Jack Straw, quien se quejó personalmente ante el secretario de Estado norteamericano, Colin Powell, en Nueva York.

El vuelo de Londres a Washington en el que viajaba el miércoles el ex-cantante, fue desviado a Maine cuando autoridades de seguridad estadounidenses descubrieron su nombre en una lista de sospechosos del gobierno.

Un funcionario del Departamento de Seguridad del Territorio Nacional sólo informó que Islam está en las listas a raíz de, y citamos, “actividades que podrían potencialmente estar vinculadas con el terrorismo”.