De pie junto al líder interino de Irak, el presidente Bush afirmó este jueves que los insurgentes pueden conspirar y planear ataques en cualquier parte, en Estados Unidos y en otras naciones libres, si Estados Unidos retira sus fuerzas de Irak.

Después de reunirse con el premier Allawi, el mandatario esatdounidense dijo que cree que la violencia en Irak aumentará a medida que el país se acerca a la fecha de las elecciones, programadas para enero.

Y en en clara referencia a su adversario demócrata John Kerry, dijo que Estados Unidos debe permanecer en Irak para luchar contra los rebeldes que son parte de la amenaza mundial del terrorismo.

Por su parte, Iyad Allawi dijo que los últimos días, marcados por las decapitaciones de dos rehenes estadounidenses y por la violencia insurgente que ha dejado muchos iraquíes muertos, han sido difíciles.

No obstante, presentó un panorama optimista e insistió que las elecciones se llevarán a cabo como estaba planeado.

“Nadie quiere que las fuerzas internacionales se queden en Irak más tiempo de lo previsto”, dijo Alawi, “pero las necesitamos muchísimo en este momento”, agregó.

El premier iraquí agradeció a cada uno de los valientes hombres y mujeres de las fuerzas estadounidenses que luchan en Irak.