Un ciudadano estadounidense que ha estado encarcelado durante casi tres años como “combatiente enemigo” será puesto en libertad y se le permitirá regresar a Arabia Saudita.

El Departamento de Justicia de Estados Unidos anunció que llegó a un acuerdo con Yaser Esam Hamdi, que le permitirá regresar a su país libre de cargos criminales.

Pero, como parte del acuerdo, Hamdi deberá renunciar a su ciudadanía estadounidense y apegarse a las restricciones de viaje a ciertos países.

Hamdi es ciudadano estadounidense, nacido en Baton Rouge, Luisiana, pero creció en Arabia Saudita, donde será trasladado nuevamente cuando el Departamento de Defensa coordine su transporte.

Hamdi fue capturado en Afganistán combatiendo con el Talibán en 2001. Tres meses estuvo recluido en la Bahía de Guantánamo, pero luego fue trasladado a una base naval en Estados Unidos por su condición de ciudadano estadounidense.

Hamdi recusó en la corte su condición de “combatiente enemigo”, lo que condujo a que la Corte Suprema de Justicia decidiera en junio pasado que se le debía permitir acceso al sistema judicial estadounidense.