Henry Kissinger y otros ex funcionarios estadounidenses de seguridad nacional advirtieron al Congreso y a la Casa Blanca que no apresuren las reformas de los organismos de inteligencia.

Kissinger testificó el martes ante una comisión del Senado que las consecuencias de dichas reformas podrían generar años de confusión en la comunidad de inteligencia.

El ex Secretario de Estado y sus colegas enviaron una carta al Congreso diciendo que cambios tan importantes no deben ser apresurados en medio de una guerra y durante una campaña electoral.

Otros que firmaron la misiva incluyen al ex Secretario de Estado, George Shultz, y a los ex secretarios de Defensa, Frank Carlucci y William Cohen.

El proyecto de ley contiene una reestructuración extensa de los 15 organismos de inteligencia del país, y la creación de un nuevo director nacional de inteligencia.