Funcionarios militares de Estados Unidos dijeron que dos soldados que cumplen funciones en Irak fueron acusados de asesinato premeditado en conexión con las muertes de tres civiles iraquíes.

Una declaración de Estados Unidos identificó a los dos soldados como el sargento Michael Williams y el especialista Brent May, miembros de la Primera División de Infantería.

Funcionarios estadounidenses no revelaron las circunstancias que rodearon las muertes, aduciendo que se lleva a cabo una investigación.

Uno de los acusados también fue acusado de obstrucción de la justicia y hacer una declaración oficial falsa.