Autoridades israelíes dijeron que una mujer palestina suicida se inmoló en una parada de autobuses en la ciudad de Jerusalén, causando la muerte a dos transeúntes y provocando lesiones a otros 15, algunas de gravedad.

Las militantes Brigadas de Mártires de al Aqsa se responsabilizaron del atentado.

El asalto dinamitero de este miércoles ocurrió en la sección conocida como Monte Francés de la ciudad, en una parada de autobuses fortificada con barreras de cemento debido a ataques anteriores.

El lugar de la explosión también es un punto popular para conseguir transporte.

Poco después del ataque, el primer ministro israelí Ariel Sharon juró atacar a las milicias palestinas según dijo textualmente “con todas las fuerzas”.

Este es el primer atentado contra un objetivo israelí desde los dos ataques suicidas contra dos autobuses en los que perecieron 16 personas en el sur de Israel, el 31 de agosto pasado.

El canciller israelí Silván Shalom dijo en Nueva York que el ataque indica que los palestinos no están listos para abandonar el terrorismo.