Voceros del ejército de Estados Unidos anunciaron que soldados dieron muerte a seis militantes que habían disparado un cohete contra un helicóptero artillado en el sur de Afganistán.

Altos funcionarios dijeron que después que los insurgentes en la provincia de Zabul dispararon al aparato, un helicóptero artillado estadounidense devolvió fuego, y dio muerte a los seis rebeldes.

Igualmente en Zabul, dos soldados estadounidenses resultaron heridos cuando una bomba estalló y destruyó su vehículo.

Las primeras elecciones nacionales de Afganistán se celebrarán en menos de tres semanas, y los insurgentes han prometido frustrar los comicios.

Algunos jefes guerreros de la localidad también instan a los afganos a abstenerse de votar.

En distintos incidentes la semana pasada, el presidente Hamid Karzai y uno de sus vicepresidentes fueron blanco de ataques fallidos de parte de la insurgencia.

No obstante, Karzai sostiene que existen suficientes fuerzas de seguridad en Afganistán para garantizar el éxito de las elecciones.