El Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Louise Arbour, inició una gira a Sudán para analizar las condiciones humanitarias en la occidental región de Darfur.

Arbour se reunió ayer en Jartum con el ministro de Justicia de Sudán, Ali Osman Mohamed Yassin, quien rechazó informes de genocidio y violaciones en Darfur.

El viaje de una semana de Arbour por Sudán, incluyendo visitas a partes de Darfur, donde la ONU estima que la violencia ha obligado a más de un millón de personas a huir de sus hogares.

Mientras tanto, las autoridades sudanesas calificaron de “injusta” la resolución de las Naciones Unidas que amenaza con sancionar al gobierno de Jartum si no controla las milicias pro-gubernamentales en Darfur.

Muchas autoridades de Sudán implementar medidas de la resolución y pidieron una fuerza de pacificación de la Unión Africana en Darfur.