Un comandante rebelde chechenio se atribuyó responsabilidad por la crisis de rehenes en el sur de Rusia a comienzos de este mes, durante la cual más de 320 cautivos fueron muertos, la mitad niños.

En una declaración dada a conocer en el sitio de la red cibernética mundial de los rebeldes chechenios, Shamil Basayev, uno de los hombres más buscado en Rusia, se atribuyó la responsabilidad por la crisis en la escuela de Béslan y otros ataques terroristas, incluyendo la caída de dos aviones ocurrida una semana antes.

El ministro de Relaciones Exteriores ruso, Sergei Lavrov, acusó al comandante rebelde hace una semana de dirigir el atentado contra la escuela de Béslan.