El grupo de derechos humanos, Human Rights Watch informó que la comisión militar que enjuicia a sospechosos de terrorismo en la base naval estadounidense de Guantánamo es “fatídicamente defectuosa” y debería ser desintegrada.

En una carta abierta dirigida al secretario de Defensa de Estados Unidos, Donald Rumsfeld, el grupo con sede en Nueva York dice que las audiencias en Guantánamo no cumplen la normas básicas para un juicio imparcial.

Human Rights Watch dice que la comisión adolece de competencia e imparcialidad y los acusados no podrán examinar la evidencia en su contra.

El grupo también manifestó preocupación por que las evidencias obtenidas por medio de lo que calificó como confesiones coercitivas sean admitidas por la comisión.

El Pentágono ha defendido la comisión diciendo que todos los que comparecen son presumiblemente inocentes y deberá probarse su culpabilidad más allá de toda duda razonable.