El presidente ruso Vladimir Putin y los líderes de otras repúblicas soviéticas concluyeron una reunión cumbre en Kazajstán forjando un frente común contra el terrorismo.

Líderes de 12 naciones de la Mancomunidad de Estados Independientes adoptaron una declaración en Astana condenando al terrorismo y acordaron luchar juntos.

También expresaron solidaridad con Rusia tras una ola de actos terroristas en que murieron más de cuatrocientas personas, atentados de los que se responsabiliza a los chechenios separatistas.

La mancomunidad de estados reune a Azerbaiján, Armenia, Bielorrusia, Georgia, Kazajtán y Kyrgystán, Moldavia, Rusia, Tajikistán, Turkmenistán, Uzbekistán y Ucrania.