La Organización de Seguridad y Cooperación en Europa, OSCE, principal organismo de seguridad del viejo continente, dijo que las autoridades europeas acosaron y detuvieron a los periodistas que cubrieron la crisis de rehenes ocurrida este mes en una escuela de Osetia del Norte.

Al presentar un informe en Viena, el funcionario de la OSCE, Miklos Haraszti, dijo a los reporteros que las autoridades rusas crearon una brecha triple de credibilidad entre los medios de comunicación. El informe indica que las fuerzas de seguridad detuvieron a periodistas que trataron de obtener información independiente durante la crisis en la ciudad de Béslan.

También afirmó que funcionarios rusos minimizaron las cifras sobre el número real de rehenes.

Haraszti dijo que como resultado, indignados residentes atacaron físicamente a algunos periodistas que entregaron información proveniente de fuentes oficiales.