El huracán Iván azotó los estados del sur de Estados Unidos en el Golfo de México dejando cientos de miles de personas sin energía eléctrica y generando tornados que mataron por lo menos siete personas en Florida.

La tormenta tocó tierra a primera hora de este jueves cerca de Mobile, Alabama.

El Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos dijo que la poderosa tormenta, del tamaño del estado de Texas, avanza hacia el norte a unos 25 kilómetros por hora.

Las torrenciales lluvias de Iván y sus fuertes vientos forzaron a la evacuación de millones de personas en Louisiana, Mississippi, Alabama y Florida.

Decenas de casas han sido destrozadas por los poderosos vientos de la tormenta, y los meteorólogos advierten de grandes inundaciones en los próximos días.

Mientras tanto, otra tormenta en el Atlántico, Jeanne, se convirtió en huracán, y tocó tierra este jueves en el extremo oriental de la República Dominicana. Anteriormente la tormenta azotó Puerto Rico.