En Estados Unidos, los precios al detalle subieron un modesto 0,1% en agosto, una señal de que la inflación no es una amenaza para la economía de este país.

El informe emitido hoy jueves por el Departamento del Trabajo indica que el Índice de Precios al Consumidor se elevó en sólo 2,7% durante el último año.

Los datos de inflación serán abordados el próximo martes cuando las máximas autoridades del Banco Central estadounidense, la Reserva Federal, consideren un plan para elevar la tasa de interés clave en Estados Unidos en un cuarto de punto adicional.

Las autoridades monetarias elevaron las tasas de interés para controlar la inflación.

Otro informe publicado hoy por el gobierno muestra que el número de estadounidenses que pidió compensación inicial por desempleo se elevó en 16 mil, a 333 mil, la semana pasada.

Según los analistas, las cifras -relativamente bajas- son signo del crecimiento económico estadounidense.