El presidente de Afganistán, Hamid Karzai, escapó de un ataque con cohete contra un helicóptero de Estados Unidos que lo transportaba a la sur-oriental ciudad de Gardez, donde realizaría su primera gira de campaña electoral.

Funcionarios dijeron que el disparo falló el helicóptero cuando se disponía a aterrizar cerca de una escuela. Al aparato no aterrizó y regresó a Kabul. No se reportaron bajas.

Insurgentes del Talibán se atribuyeron inmediatamente la responsabilidad del atentado.

El gobierno afgano informó que el ataque está bajo investigación y que es demasiado prematuro para decir quién está detrás del mismo.

El Talibán y sus aliados de al Kaida prometieron interrumpir las primeras elecciones presidenciales directas del país, fijadas para el próximo nueve de octubre.

Las campañas proselitistas comenzaron oficialmente la semana pasada, pero en su mayoría han tenido baja intensidad.