La Corte Interamericana de Derechos Humanos para Latino América rechazó iniciar audiencias respecto del caso en México de un hombre que ha denunciado torturas y estar injustamente encarcelado desde hace 12 años.

La Corte decidió que no puede abrir las audiencias del caso de Alfonso Martín del Campo, porque ocurrió en 1992, seis años antes de que México aceptara la jurisdicción de ese tribunal.

El organismo judicial con sede en Costa Rica tomó la decisión a comienzos de este mes pero fue anunciada hasta ayer.

Martín del Campo, quien tiene doble nacionalidad, mexicana y estadounidense, fue sentenciado a 50 años de prisión por la muerte de su hermana y el esposo de ella.

Grupos defensores de derechos humanos dijeron que el encausado confesó bajo torturas.

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos, un cuerpo judicial perteneciente a la Organización de Estados Americanos (OEA) recomendó al gobierno mexicano liberar a del Campo y proveerle compensación.