El Departamento de Estado informó este miércoles que Arabia Saudita ha cometido “violaciones particularmente graves” a la libertad religiosa, y por primera vez incluyó al Reino en una lista de países que podrían ser sancionados.

Un informe del Departamento, que evalúa la libertad religiosa en el mundo, dice que en Arabia Saudita, la libertad de religión no existe y no es reconocida, ni protegida por las leyes de la nación.

El informe dice también que quienes no practican la corriente del Islam respaldada por el gobierno de Arabia Saudita, pueden enfrentar “graves consecuencias” a manos de la policía religiosa.

Junto con Arabia Saudita, se incluyen por primera vez en la lista Eritrea y Vietnam. Myanmar, China, Irán, Irak, Corea del Norte y Sudán, volvieron a ser mencionados igual que años pasados.