La mayor parte de la costa estadounidense se prepara para recibir al huracán Iván, mientras en el Caribe una segunda tormenta de intensidad cercana a la de huracán amenaza Puerto Rico.

El servicio meteorológico nacional pronosticó que Iván tocará tierra la madrugada de mañana jueves entre Apalachicola, Florida e Isla Grande en Luisiana.

El presidente George Bush se reunió hoy en conferencia telefónica con los gobernadores de Florida, Mississippi, Alabama y Luisiana para tratar sobre los preparativos para la tormenta.

Iván se debilitó a categoría cuatro, pero todavía tiene vientos de más de 250 kilómetros por hora.

Nueva Orleans, que está bajo el nivel del mar, fue declarada en estado de emergencia y miles de residentes han evacuado la histórica ciudad.

Esta mañana, Jeanne, con vientos máximos sostenidos de 110 kilómetros por hora, estaba a 75 kilómetros del sureste de San Juan de Puerto Rico.

Se ha pronosticado que el ojo de la tormenta pasará sobre la Isla en las próximas horas y también pasará cerca de la costa norte de República Dominicana.