El primer ministro israelí, Ariel Sharón, reconoció que su gobierno no se ciñe a la hoja de ruta para la paz en el Medio Oriente que cuenta con apoyo internacional.

En una entrevista con el diario israelí, Yedihot Ahronot, Sharon declaró que su plan unilateral de separación, que contempla el retiro de Israel de la franja de Gaza y de cuatro asentamientos en Cisjordania para el fin de 2005, no derivará en la retirada de Israel de otras áreas palestinas.

Tanto Israel como los palestinos aceptaron el “mapa de ruta” para la paz propuesto hace más de un año, por Estados Unidos, en conjunto con Rusia, la Unión Europea y las Naciones Unidas.

Sharón afirmó que discutió su plan de separación con Estados Unidos, país que junto a los europeos lo aprobaron como primer paso en el contexto del mapa de ruta.

Sin embargo, Sharón dijo que no prevé nuevas retiradas por parte de Israel, por lo que denominó como un largo período de tiempo.