Miles de indígenas colombianos iniciaron este martes una gigantesca marcha por una importante vía del suroeste del país para protestar contra la violencia en sus comunidades y las políticas del gobierno, que a su vez considera injustificada la manifestación y advirtió que no permitirá bloqueos de la ruta.

La marcha se inició en la mañana y participan entre 45.000 y 50.000 aborígenes, dijo a la AFP Lizardo Domicó, secretario general de la Organización Indígena de Colombia (ONIC), aunque el director de la Policía, general Jorge Castro, reportó una concentración de 12.000 nativos.