Un importante funcionario ruso rechazó críticas estadounidense a los profundos cambios políticos propuestos por el presidente Vladimir Putin, diciendo que esas medidas son parte de la lucha de Rusia contra el terrorismo, y son asuntos que conciernen estrictamente a Moscú.

El ministro de Relaciones Exteriores, Sergei Lavrov, dijo que Washington no tiene derecho a imponer su propio modelo de democracia a nadie más.

El martes, el secretario de Estado norteamericano, Colin Powell, declaró a la agencia de noticias Reuters que Rusia tiene derecho a luchar contra el terrorismo, pero que, con las propuestas de Putin, Moscú se está apartando de algunas reformas democráticas.

El comisionado de Relaciones Exteriores de la Unión Europea, Chris Patton, se hizo eco de la preocupación de Washington y dijo al Parlamento Europeo en Estrasburgo que espera que Rusia no concluya que la única respuesta al terrorismo es aumentar el poder del Kremlin.