El Departamento de Estado renovó la alerta de viaje para Indonesia, urgiendo a los estadounidenses a posponer giras innecesarias con ese destino.

El alerta se produce cinco días después de que un atacante suicida hizo explotar una bomba en las afueras de la embajada de Australia en Jakarta, provocando la muerte de por lo menos nueve personas y dejando lesionadas a otras 180.

El gobierno de Estados Unidos dio a conocer que continúa recibiendo información de que la Jemaah Islamiya y otros grupos extremistas estarían planeando futuros ataques terroristas contra objetivos estadounidenses y de otros países occidentales.

El alerta de viaje dice que los estadounidenses que viajen deberían mantener un bajo perfil, cuidarse de multitudes, variar sus rutas diarias y registrarse con las embajadas y consulados estadounidenses.

Agrega que eviten el área de Kuningan en Jakarta y edificios de apartamentos cerca del Centro Comercial Pasar Festival.