El gobierno de Estados Unidos está preocupado por la reciente violencia política en Bangladesh.

Un funcionario del Departamento de Estado norteamericano que visita el país dijo que el gobierno de Daka no protegió adecuadamente a un dirigente político de oposición de un reciente ataque.

La líder de oposición en el Parlamento, Sheik Hasina, escapó ligeramente el mes pasado de un atentado con granada en el que perecieron 20 personas en una concentración política para su partido.

El atentado fue el incidente más mortal en una ola de violencia política que dirigentes de oposición reclaman tiene el apoyo del gobierno.

Sin embargo, líderes gubernamentales han negado cualquier participación del gobierno en el asunto y prometieron una investigación exhaustiva.