Estados Unidos e Irán parecen dirigirse a un enfrentamiento respecto al programa nuclear de la República Islámica.

El gobierno de Washington informó que presionará para que el Organismo Internacional de Energía Atómica de las Naciones Unidas adopte una resolución que podría poner como fecha límite el 31 de octubre para que Irán suspenda su programa de enriquecimiento de uranio y permita el acceso irrestricto a todos los sitios. La OIEA se reunirá esta semana en Viena.

Los diplomáticos dijeron que la resolución es más dura que la primera que originalmente redactaron Francia, Alemania y Gran Bretaña y que fijaba como fecha límite en noviembre para que Irán revelara completamente la naturaleza de su programa nuclear.

El jefe del organismo nuclear de la ONU, Mohamed El-Baradei advirtió respecto a la fecha límite.

El embajador de Irán, Hossein Mousavian dijo ayer en la reunión de la agencia que su país tiene derecho legal para enriquecer uranio.