Charles Jenkins, quien está acusado de haber desertado del Ejército de Estados Unidos se presentó a servicio y recibió su uniforme y corte de pelo militar este lunes mientras espera el procedimiento legal en su contra.

El sargento Jenkins fue tratado como un soldado en servicio activo después de retornar por si mismo el sábado, acompañado por su esposa japonesa y sus dos hijas, a la base militar de Camp Zama, en las afueras de Tokio.

El sargento de 64 años de edad, está acusado de desertar de su unidad del Ejército de Estados Unidos en 1965, cuando estaba en su base en Corea del Sur, así como ayudar al enemigo por participar en películas de propaganda de Corea del Norte.

Jenkins enfrenta una pena máxima de prisión perpetua si es condenado por los cargos de que se lo acusa, pero se espera que se escuchen sus peticiones para hacer un trato que le permitirá vivir con en Japón con su esposa.