Las Organización de las Naciones Unidas y varias importantes agencias internacionales de ayuda están retirando su personal de la ciudad afgana de Herat, un día después que sus oficinas fueron atacadas por una multitud enardecida por la remoción del gobernador regional.

Un vocero de la ONU declaró que más de 50 trabajadores de socorro será reubicados en Kabul por razones de seguridad. El portavoz agregó que la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados también suspendió la repatriación de afganos desde la vecina Irán.

Partidarios del destituido gobernador provincial, Ismail Khan provocaron disturbios ayer domingo y tuvieron enfrentamientos con las fuerzas afganas y estadounidenses.

Por lo menos siete personas murieron y más una docena resultaron heridas. El ejército de Estados Unidos informó que 15 soldados norteamericanos y tres afganos resultaron heridos. La calma retornó después de un pedido que hiciera Ismail Khan a través de la televisión.