El embajador de Estados Unidos en Nepal pidió autorización del gobierno de Washington para que los familiares de empleados de la embajada estadounidense puedan regresar a su país por razones de seguridad.

La embajada suspendió las actividades del Cuerpo de Paz en Nepal e instó a todos los estadounidenses a ejercer cautela extrema mientras estén en el país..

El viernes, dos bombas explotaron en un Centro Cultural Estadounidense en Katmandú, las cuales causaron daños menores, aunque no hubo heridos. La policía culpa a rebeldes maoístas por las explosiones.

En caso de confirmarse, éste sería el primer ataque de los insurgentes contra un objetivo estadounidense en Nepal.

La monarquía nepalesa recibió armas y entrenamiento de Estados Unidos para luchar contra la insurgencia, considerada culpable de la muerte de más de 10 mil personas en los últimos ocho años.