El primer ministro de Iraq, Iyad Allawi, dijo que las elecciones nacionales se llevarán a cabo tal como estaba previsto en enero, aunque la violencia impida que algunas personas voten.

En una entrevista con diarios estadounidenses, británicos y franceses, Allawi expresó confianza de que la violencia estará bajo control a tiempo para los comicios.

Agregó que si incidentes violentos impiden votar a personas en ciertas áreas, podrían depositar sus votos en una fecha posterior.

El secretario de Estado norteamericano, Colin Powell, dijo que los rebeldes no impedirán que se lleven a cabo las elecciones, y que no hay planes para postergar la votación.

Powell declaró a la cadena NBC que comandantes militares estadounidenses e iraquíes tienen una estrategia para controlar la insurgencia para los comicios de enero.