Diplomático de Estados Unidos en Cuba creó el modelo de lo que según dijo es una celda de confinamiento aislado en una prisión, para llamar la atención a la situación de derechos humanos en la isla.

James Cason, jefe de la Sección de Intereses de Estados Unidos en La Habana exhibió el modelo durante una recepción diplomática en su casa.

El modelo, dos metros de largo por uno de ancho, tiene un desagüe en el suelo que sirve como inodoro, un plato para recibir alimentos, y una rata falsa.

Cason dijo que el modelo de celda está basado en una descripción enviada por el médico disidente encarcelado, Oscar Biscet. El grupo defensor de derechos humanos, Amnistía Internacional, lo tiene en la lista de 84 reclusos cubanos que describió como “prisioneros de conciencia”.

El gobierno de La Habana niega tener prisioneros políticos y los cataloga como “contrarrevolucionarios” que trabajan para Estados Unidos.

Cuba también dijo que Estados nidos no tiene derechos a intervenir en los asuntos internos de Cuba.