Australia está en alerta sobre el peligro de un nuevo ataque terrorista en Yakarta, un día después que un coche-bomba explotara fuera del edificio de la embajada en la capital de Indonesia que causó la muerte de nueve personas y dejó heridas a otras 180 heridas.

El primer ministro australiano, John Howard, dijo que la información de inteligencia recogida desde el ataque el jueves, demuestra que los responsables tienen suficientes hombres operando en Indonesia como para llevar a cabo otro ataque.

A primeras horas del viernes, el ministro de Relaciones Exteriores de Australia, Alexander Downer, dijo que indicios sobre un grupo de milicianos regional, denominado Jemaah Islamiyah, estaba detrás del ataque.

El grupo está vinculado a la red terrorista al-Qaeda.