Cientos de rusos manifestaron frente a las embajadas de Estados Unidos y el Reino Unido en Moscú, exigiendo la extradición de dos separatistas chechenios a los que se concedió asilo político en ambos países.

La muchedumbre, calculada en unas mil 500 personas, criticó a Estados Unidos por dar refugio a Ilyas Akhmadov, ex canciller chechenio a quien Rusia responsabiliza por terrorismo.

Criticaron a Gran Bretaña por conceder asilo a Ahmed Zakayev, ex asistente del dirigente rebelde Aslan Maskhadov.

Los manifestantes portaban banderas y cantaban acusando a Estados Unidos y a Gran Bretaña de tener doble criterio sobre terrorismo y distorsionar las gestiones rusas para llevar los terroristas a la justicia.