Los abogados que procuran enjuiciar al ex-gobernante militar Augusto Pinochet apelaron ayer ante la Corte Suprema de Justicia para revertir un fallo de un tribunal capitalino que le quitó temporalmente al juez Juan Guzmán el caso de violaciones a los derechos humanos por el cual pensaba interrogar al ex dictador.

Los querellantes intentan que la investigación por los crímenes de la llamada "Operación Cóndor" vuelva a manos de Guzmán, a quien la Corte de Apelaciones de Santiago inhabilitó al acoger a trámite una solicitud de recusación contra el magistrado presentada por la defensa de Pinochet, informó la agencia de noticias Reuters.

Temporalmente el expediente pasó a manos de la jueza suplente Gabriela Pérez, quien no conocía el proceso y, por tanto, no pudo realizar el interrogatorio al ex dictador fijado inicialmente para el mediodía de ayer jueves.