En béisbol de grandes ligas, Joe Randa sonó seis hits y empató el récord al anotar seis carreras en la monumental paliza 26-5 que los Reales de Kansas City le propinaron ayer a los Tigres de Detroit, en el primer juego de una doble cartelera. Randa disparó cinco sencillos y conectó un doble, además de un par de remolcadas, en el partido en el que Kansas City fijó un récord para la franquicia en cuanto a anotaciones. Eso no fue todo. En el tercer inning, los Reales embasaron a 13 corredores en fila, una entrada en la que fabricaron un racimo de 11 carreras. Para Detroit, fue la mayor cantidad de carreras que permite en un juego de nueve entradas. Lo máximo habían sido 24 carreras. En total, los Reales desataron un ataque de 26 hits contra cinco lanzadores de los Tigres. Angel Berroa conectó un jonrón de tres carreras y su compatriota dominicano Alberto Castillo remolcó cuatro más.

En tenis, batallando contra el viento y un rival inspirado, Roger Federer se apuntó ayer una gran victoria 6-3, 2-6, 7-5, 3-6, 6-3 sobre André Ágassi y se clasificó a las semifinales del US Open. Con un viento que soplaba con ráfagas de 62 kilómetros por hora, y que provocaba que la pelota hiciera combas extrañas, el suizo Federer --máximo preclasificado del torneo-- se acercó a su tercer título de Grand Slam del año. El partido se completó el jueves, luego que en la noche previa se interrumpió al comienzo del cuarto set debido a la lluvia.

En fútbol americano, Tom Brady lanzó pases para 335 yardas de ganancia y tres tantos, uno para cada uno de Deion Branch, David Patten y Daniel Graham, y llevaron a los Patriots de Nueva Inglaterra a reponerse de una desventaja para vencer anoche por 27-24 a los Colts de Indianápolis. Pese a la exhibición de exactitud de Brady, el triunfo de Nueva Inglaterra no hubiera ocurrido si la defensiva no hubiera despertado en el segundo tiempo después de que fueron despedazados en el primer tiempo por el mariscal de campo de los Colts, Peyton Manning, quien les avanzó 255 yardas antes del descanso. Corey Dillon, quien fue contratado de los Bengals de Cincinnati para revivir el juego terrestre de los Patriots, campeones del Super Bowl, llevó el balón en 16 ocasiones para una ganancia de 86 yardas.