El huracán Iván continúa desplazándose peligrosamente por el Caribe después de haber embestido Granada, donde dejó por lo menos 12 muertos y devastación casi en la mayor parte de la isla nación.

La tormenta destruyó una prisión que data del siglo XVII, y dejó sueltos a los reclusos.

Las casas fueron arrasadas, obligando a miles de personas a refugiarse en sitios destinados para ese fin.

El primer ministro Keith Mitchell, quien perdió su casa, dijo que el país necesita millones de dólares en alimentos y suministros.

Los meteorólogos dijeron que Iván se ha intensificado y llegó a categoría 5 con vientos de 255 kilómetros por hora.

Se han emitido advertencias de huracán para Aruba, Bonaire y Curacao, mientras que Jamaica es bajo aviso de huracán.

Los meteorólogos predicen que Iván azotará Jamaica y Cuba y posiblemente el estado norteamericano de Florida para fines de esta semana.