Funcionarios rusos anunciaron la creación de una nueva estructura de liderazgo para los servicios de seguridad en la región norte del Cáucaso para combatir el terrorismo tras la crisis de rehenes la semana pasada en una escuela en Beslan.

El ministro del Interior, Rashid Nurgaliyev, informó al presidente Putin sobre la medida en una reunión que fue trasmitida a nivel nacional por la televisión este jueves.

La decisión surge un día después que el comandante en jefe de las fuerzas militares rusas, dijo que el país podría tomar medidas para terminar con bases terroristas en todo el mundo.