La nueva legislatura del Parlamento Europeo tras las elecciones del 13 de junio, a la que se incorporan diputados de los 10 nuevos países de la Unión Europea (UE), se dedicará más a Latinoamérica en los próximos cincos años al aumentar de dos a cinco las delegaciones parlamentarias dedicadas a la región.

La cámara europea conformará la semana próxima sus comisiones y delegaciones, que para América Latina tratarán por separado a México, Centroamérica, la Comunidad Andina, Chile y Mercosur, frente a las dos de la pasada legislatura dedicadas a México y Centroamérica y a Sudamérica y el Mercosur.

La República Dominicana queda englobada en el grupo Africa, Caribe y Pacífico (ACP), que cuenta con su propia asamblea interparlamentaria con la UE.

Cuba, miembro del grupo ACP, es observador y no miembro de esta asamblea por no haber firmado el acuerdo de Cotonú de cooperación entre ambas regiones.

Los presidentes de los partidos políticos de la cámara elegirán entre el martes y el miércoles en la sede de Estrasburgo (Francia), donde se celebra la sesión plenaria, a los presidentes y miembros de estas delegaciones, que contarán con "entre 15 y 25" miembros, dependiendo del tamaño de la región, indicaron fuentes de la institución.

Está previsto que las delegaciones para México, Centroamérica y Mercosur las dirija un diputado socialista, mientras que la de la Comunidad Andina estaría liderada por un parlamentario del partido Verde y la delegacion para Chile, por un miembro del grupo de izquierda, precisaron las fuentes.

El Partido Popular Europeo (PPE), vencedor de las elecciones de junio, se quedaría con las vicepresidencias, añadieron.

Al menos un presidente sería español y podría ser el socialista Raimon Obiols, que en el pasado dirigió la delegación para México y Latinoamérica.

Los últimos presidentes de las dos delegaciones anteriores, los también socialistas Rolf Linkhor y Ana Miranda, no forman parte de la actual cámara.

Se prevé que la semana del 20 de septiembre se celebren las primeras reuniones de delegación, en las que "se establecerán las prioridades" de cada una y el calendario de reuniones en Bruselas y con delegaciones parlamentarias latinoamericanas, visitas y viajes.

Entre ellas deben fijarse las fechas de las interparlamentarias UE-México y UE-Chile, que se celebrarán este trimestre en Bruselas.

Con la ampliación de la Unión Europea a 10 países del este y sureste del continente -Polonia, Hungría, República Checa, Eslovaquia, Eslovenia, Lituania, Letonia, Estonia, Chipre y Malta- el nuevo Parlamento Europeo recibió en junio a diputados de estos países, incrementando su número de miembros de los anteriores 626 a 732.

El conservador PPE está en cabeza con 268 escaños, seguido por los socialistas, con 200, los liberales y de centro, con 88, los ecologistas, con 42, y la izquierda, con 41.

En la última legislatura, la eurocámara trabajó en favor del incremento de las relaciones entre la UE y Latinoamérica, respaldando principalmente en 2001 un futuro acuerdo de asociación entre ambas regiones "para lograr la creación de una zona eurolatinoamericana de libre comercio en el horizonte del año 2010", según la resolución, lo que pretende seguir defendiendo durante la próxima legislatura.

Actualmente, el compromiso de la Unión Europea en Latinoamérica se centra en la futura conclusión del acuerdo de asociación con el Mercosur, previsto en octubre, y en los preparativos para negociar futuros acuerdos del mismo tipo con Centroamérica y la región andina.

La cámara europea, recién elegida en junio, no pudo enviar una misión de observación al referéndum de Venezuela del 15 de agosto.