Científicos trabajan para determinar si las partículas solares captadas por la sonda espacial Génesis sobrevivieron después que se estrellara el miércoles.

La cápsula se estrelló en un sitio militar de pruebas en el occidental estado de Utah después que sus paracaídas no se desplegaron, e impactó en el suelo del desierto a más de 350 kilómetros por hora.

El impacto causó la ruptura de la cápsula y su apertura expuso las partículas solares a posible contaminación.

El contenedor con las partículas, colectadas durante tres años, fue recuperado posteriormente.

Funcionarios de la NASA creen que los paracaídas no se abrieron debido al defecto en una batería.´

El accidente del miércoles es el más reciente en una serie de problemas para la agencia espacial estadounidense.

El director de la NASA, Sean O´Keefe, dijo que el costo de arreglar los problemas de seguridad que llevaron al desastre del transbordador Columbia en 2003 podría llegar a más de dos mil millones de dólares.