La congresista estadounidense Maxine Walters urgió a los gobiernos de Estados Unidos, Canadá y Francia a tomar acciones que permitan desarmar a los que ella definió como “matones y asesinos” que amenazan la paz en Haití.

La demócrata de California declaró ayer a los medios de prensa en Washington que grupos de hombres fuertemente armados han establecido bases en muchos pueblos de Haití.

También explicó que estas bandas han comenzado ataques contra la policía y amenzan al gobierno provisional.

Maxine Walters dijo que los hombres que forman estos grupos son antiguos miembros del ejército de Haití que fue desmantelado en 1995. Agregó que son los mismos combatientes que derrocaron a ex presidente haitiano, Jean Bertrand Aristide a principios de este año.

El secretario general de la Organización de las Naciones Unidas, Kofi Annan pidió al gobierno interino y a las fuerzas de paz de la ONU a tomar medidas enérgicas contra las pandillas armadas.