Estados Unidos acusó a un presunto miembro de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, el principal grupo rebelde colombiano, de tratar de asesinar ciudadanos estadounidenses en ataques con granada contra dos restoranes en Bogota en 2003.

La acusación fue presentada el martes por el Departamento de Estado contra Arturo Montano.

La demanda alega que los ataques se efectuaron en represalia por el asesinato de Edgar Gustavo Navarro, comandante de una importante facción de las FARC, por parte del Ejército colombiano.

Los ataques con granada contra los dos concurridos restoranes causaron la muerte a una mujer colombiana y dejaron heridas a decenas de personas, incluyendo a cinco estadounidenses.

La policía arrestó a Montano poco después de los ataques.