Tres estadounidenses acusados de haber torturado detenidos en una prisión privada de Afganistán apelaron al embajador de Estados Unidos en Afganistán para que ayude a detener sus juicios.

Los abogados de los hombres señalaron que han pedido al embajador Zalmay Khalilzad intervenir debido a que el caso es demasiado complejo para los tribunales afganos.

Los hombres sostienen que ellos eran cazadores de recompensas privados, en busca de Osama bin Laden con el consentimiento del gobierno de Estados Unidos. Funcionarios estadounidenses negaron tener conexiones con el grupo.

Hoy miércoles, los abogados intentaron aumentar la credibilidad de sus clientes dando a conocer un video de los hombres reuniéndose con varios funcionarios de alto rango afganos.

Otras imágenes muestran entrevistas con un sospechoso detenido que sostiene tener conexiones con el jefe de seguridad de Osama bin Laden.

Ese sospechoso dice ahora que mintió y que fue torturado.